Origen de Tauro

Tauro MITO - DEMÉTER Deméter, denominada Ceres por los romanos, tiene similares en todo el mundo antiguo.
Es una de las tres hijas de Cronos y Réia.
Como sus hermanos, ella también fue devorada por el padre y después 'devuelta' cuando Zeus el hechizó.
Quedando al lado del hermano, ella se volvió una de las más cultuadas divinidades olímpicas, porque tenía la sublime función de proteger, bendecir y garantizar la fertilidad de la tierra, de los animales y de las mujeres. Deméter era la Madre-Terra.
Esencialmente, personificaba la diosa de trigo, porque enseñó a los hombres el arte de sembrar, cosechar y fabricar el pan.
El culto la Deméter estaba vinculado al ritmo de las estaciones y al ciclo de semeadura y cosecha del cereal.
Nunca se casó.
Elegía sus compañeros cuando de ellos necesitaba y después seguía su camino.
La diosa no pertenecía a nadie.
Con Zeus, tuvo su única hija: Perséfone, superprotegida por la madre y juntamente cultuada.
Acontece que Hades, el Señor de los Ínferos, deseaba la joven para esposa. Entonces, con el auxilio de Zeus, planeó su rapto.
Un día, cuando Perséfone cosechaba narcisos en el campo, Hades surgió de las profundidades en su carruaje arrastrada por caballos negros y arrastró-la consigo para el mundo subterráneo. La joven dio un grito agudo pidiendo ayuda al padre, que no le dio oídos.
La madre oyó sus gritos y corrió para el campo, pero la hija había desaparecido sin dejar vestigios.
Fue a hablar con Helio, el dios Sol que todo ve y revela, y este dijo la verdad.
Irritada con Hades y Zeus, la diosa no volvió al Olimpo, abdicando de sus funciones divinas de proteger la tierra, hasta que Perséfone fuese devuelta. Como el orden del mundo corría serio peligro, Zeus envió Hermes para negociar con Hades.
El Señor de los Ínferos no tenía como desobedecer a las órdenes de su hermano. Así, Perséfone pudo retornar a Terra.
Antes de partir, Hades le dio siete semillas de granada, que la joven comió.
De vuelta a los brazos y abrazos nostálgicos de la madre, todo parecía tener vuelto a sus sitios.
Sin embargo, las siete semillas sellaban su compromiso con Hades.
Por ello, quedó decidido que a cada primavera ella vendría para la compañía de Deméter y, en otoño, retornaría a los Ínferos, donde sería la reina.
Así, Perséfone ganó una cierta independencia y pasó a hacer la llamada entre el mundo externo, concreto (taurino) y el mundo interno, inconsciente (escorpiônico).
Después de rescatar la hija, Deméter volvió al Olimpo, la Tierra se volvió nuevamente fértil y cubierta de verde.
Deméter representa muy bien el lado más traje y dulce de los taurinos, que es lo maternal, que puede también transformarse en posesión y obstinación.
El signo de Tauro trae en su cerne la posibilidad de la continuación de la vida en toda su diversidad, como era función de la diosa de la fertilidad.
Con él aprendemos a utilizar los sentidos y alimentar el cuerpo, preservar la vida y admirar la naturaleza, conociendo y respetando sus eternos ciclos.

Origen de los otros signos