Origen de Géminis

Géminis MITO - HERMES Más conocido por su nombre romano, Mercurio, era el Mensajero de los Dioses.
Hermes era fruto de más uno de los amores prohibidos del gran Señor Olímpico, era hijo de Zeus y Maya, una bella ninfa, hija del Titán Atlas, y una de las plêiades.
Hiedra, la implacable esposa de Zeus, lanzó su rabia y celos sobre la ninfa, haciéndola huir para las montañas, donde se escondió en una caverna del Monte Cilene para alumbrar.
Exhausta por la huida y por el trabajo de parto, Maya adormeció después de enrollar el bebé en fajas y colocarlo en una cesta, en el van de uno salgueiro, árbol sagrada que simbolizaba la fecundidad y la inmortalidad.
Así que vió la madre en sueño profundo, lo ágil Hermes se libró de las fajas y salió en búsqueda de aventura.
Quería mostrar a los dioses sus habilidades para ser aceptado entre ellos, probando ser digno de su condición divina.
Entonces decidió robar el ganado real que Apolo, el dios Sol, cultivaba en los campos del rey Admeto, en la Tessália.
Llevó cincuenta reses.
Para encubrir los rastros, amarró ramos secos en las patas y cola de los animales y escondió-los en una caverna.
Apolo, que estaba distraído, namorando un pastor, nada percibió.
Cuando descubrió el robo, pidió a los sátiros de Sileno para busquen el ganado.
Hermes mató a dos animales como ofrenda a los dioses.
De las tripas estiradas y secas al fuego hizo las cuerdas que prendió en el casco vacío de una tortuga.
Y así, mostrando su genialidad, creó la lira, instrumento símbolo de las artes en la cultura occidental.
Después, se enrolló nuevamente en las fajas, se acostó en la cuna y adormeció.
Cuando Apolo comprendió la trama, cargó Hermes para ser juzgado ante Zeus.
Zeus interrogó hábilmente el hijo, que insistía a negar su gesta. Después de mucha discusión, Zeus - que, en el fondo, se divertía mucho con las proezas del niño - ordenó Hermes que devolviese el ganado y pidiese disculpas a Apolo.
Entonces, advirtió-lo que debería respetar la propiedad y prometer que nunca más mentiría.
Al que Hermes respondió: 'Si así es, hace de mí tu emisario, Padre (...) y quedaré responsable por la seguridad de toda la propiedad divina, no diré más mentiras, si bien que no pueda prometer que diré siempre toda la verdad'.
Zeus sagrou Hermes el Mensajero de los Dioses, aquel que hacía las 'puentes' entre dioses y dioses, entre dioses y hombres y entre hombres y hombres.
Era el único ser que podía bajar a los Ínferos y retornar a Terra.
Conducía las almas al reino de los muertos, el mundo de Hades, al cual tenía libre acceso.
Viajaba constantemente entre el Olimpo, la Tierra y los Ínferos.
Hermes puede ser considerado lo grande solterón del Olimpo.
Nunca se casó y tampoco tuvo una compañera constante.
Sin embargo tuvo innúmeras aventuras amorosas y muchos hijos.
Su caso amoroso más importante fue con Afrodite.
De esta unión de una noche sólo, nació Hermafrodita, un ser bisexual representado como un joven con senos femeninos y largos cabellos, cuyos genitales son masculinos.
La leyenda de Hermes y su culto sobrevivieron hasta el siglo XVII a través de Hermes Trimegisto, que se volvió a lo mundo grecolatino, y sobre todo en Roma, un dios muy importante.
Resultante de un sincretismo entre Hermes olímpico, Mercurio romano y lo Thoth egipcio, que habría creado el mundo por medio de la palabra, Hermes Trimegisto era 'Hermes tres veces Máximo', como su nombre indica.
De él restó una obra literaria, compuesta de varios escritos reunidos bajo el epígrafe de 'Corpus Hermeticum', que es una fusión de Filosofía, Religión, Alquimia, Magia y, en especial, Astrología

Origen de los otros signos