Hombre de Géminis

Géminis EL HOMBRE - EL gemininiano típico es la favorita de todas las anfitrionas.
A él le gusta gente. Cuánto más, más alegre él queda.
Es raro uno geminiano que no sea un conversador maravilloso y agradable.
Tiene un gusto delicado, es lleno de observaciones inteligentes, y sus saludos son obras-primas de cordial sinceridad.
Por regla general, maestro impecable en maneras y en desembarazo social, él mantiene la fiesta animada en todos los sentidos.
Este hombre no será mañana lo que él es hoy, ni se recordará que fue ayer.
En un sentido u otro, cambiará.
Ciertamente, los cambios pueden ser siempre para mejor, y él puede aspirar la situaciones más elevadas.
Por encima de todo, ella busca una compañera mental.
Alguien capaz de competir con la acuidad de él, hasta ultrapassá-lo, pues él no es egoísta.
Él es uno realista, y florece en el desafío mental.
La última cosa que desea es una compañera pasiva y embotada.
Pero acuérdate de los riesgos.
Muchos Gemelos se casan más de un golpe, aunque esto ocurra más frecuentemente cuando se casan mucho jóvenes que cuando aguardan por la madurez.
No todos los Gemelos tienen dos esposas, pero poseen casi todo el más en doblo: quizás dos coches, dos pisos, dos diplomas, dos empleos, dos sueños, dos animales de estimación, dos aparatos de afeitar, dos pasatiempos, dos ambiciones.
A los ellos les gustan duplicar.
Los Gemelos tienen una necesidad inconsciente de disfrazar sus verdaderas intenciones, de esquivarse de los otros y ocultar sus razones con actitudes dobles.
El hombre de Gemelos tiene poco deseo de acumular quiere dinero, quiere conocimientos.
De cada caso, él preferirá absorberlos, separarlos y devolverlos mejorados.
Él es el comunicador cuya función consiste en tener ideas siempre nuevas y originales y servir a los otros a través de la versatilidad de sus procesos mentales rápidos y brillantes

Hombre de los otros signos