Origen de Escorpio

Escorpio MITO - HADES Era hijo de Cronos y de Réia y hermano de Zeus.
Cuando este hizo a divide del Universo, Hades recibió el Reino de los Ínferos y de los Muertos para gobernar, se volviendo el dios de los Ínferos.
Sus súbditos eran los muertos y su atributo, la invisibilidad, que mantenía gracias al casco mágico que recibió de los Ciclopes en la Guerra de los Titanes.
Hades, en griego, significa invisible.
Hades reinaba solo en los Ínferos, jamás subía a Terra, ni al Olimpo, vivía pleno en su soledad.
Su actitud representaba un reto para Afrodite, la diosa del amor.
Entonces, ella ordenó a Eros, su hijo, que lo acertase con una de sus flechas para que el dios se apasionase por la primera joven que viese.
Esa fue Perséfone, la tierna hija de Deméter y Zeus.
Deseó-la como esposa, entonces pidió la Zeus que intercediese a su favor.
El Señor del Olimpo no queriendo indispor-se con la posesiva Deméter, evasivamente aconsejó Hades la aguardar una oportunidad favorable.
Este entendió que debería realizar solo su intento.
Sin embargo, no conociendo formas blandas de actuar, y sin ninguna práctica en el tacto con las mujeres, engendró el rapto.
Perséfone paseaba en el campo, cosechando flores, en compañía de otras jóvenes, cuando fue atraída por un bello narciso solitario a la orilla del lago, que había sido puesto allí para llamar su atención.
Narcisos simbolizan la búsqueda de la propia identidad.
Se alejó de las amigas y debruçou-se para coger la flor.
En ese momento, la tierra se abrió a suyos pies y del abismo emergió Hades, en su carruaje arrastrada por fogosos caballos negros, que arrebató la joven y retornó a las profundidades.
Perséfone clamó a los cielos pidiendo ayuda la Zeus, que ignoró sus gritos.
La tierra se cerró nuevamente como si nada hubiese acontecido.
En los Ínferos, Perséfone sufría imaginando que jamás podría retornar a Terra y a la luz del día, y que jamás vería nuevamente su madre.
Delante de la amenaza de Deméter de abandonar sus funciones de protectora de la fertilidad de Terra, Zeus envió hermes para rescatar la joven.
Perséfone, que estaba profundamente deprimida, se recusando la comer y a participar de cualquier actividad, quedó mucho feliz con la llegada del mensajero y con la posibilidad del retorno.
Distraída, aceptó y comió las semillas de granada que Hades, sorrateiramente, le ofreció antes del viaje.
Decomiso, selló su vínculo inexorable con él.
De vuelta a Terra, junto con la madre, comprendió la trampa.
Delante de eso, Zeus fue llamado para resolver la encrucijada.
Quedó decidido que a cada primavera la joven vendría para la compañía de la madre, y en otoño volvería a los Ínferos, donde reinaría al lado de Hades.

Origen de los otros signos