Origen de Cáncer

Cáncer MITO - AQUILES Aquiles era hijo de Tétis, una bellísima nereida, y de Peleu, rey de Ftia, en la Tessália.
Tétis era mucho cortejada por los dioses, en especial por Zeus y Poseidon.
Pero, una profecía decía que cualquier hijo suyo sería más poderoso que el padre. Así, los dos grandes dioses desistieron de cortejá-la, y nereida fue apresuradamente entregado a un mortal, Peleu.
Tuvieron siete hijos y la diosa, de acuerdo con su naturaleza matriarcal, no soportaba la idea de que ellos serían mortales.
Seis de ellos ella quemó al nacer, para que ascendiesen al Olimpo.
Cuando nació Aquiles, nereida buceó-el en las aguas mágicas del Estige, el río de los Ínferos, para torná-lo inmortal.
Sin embargo, se olvidó del calcañar, por donde el aseguraba, que continuó vulnerable.
Cuando la Guerra de Troya eclosionó, Nestor y Odiseo fueron la Ftia reclutar tropas.
Recibidos por Peleu, este autorizó su hijo, en la época con quince años de edad, la ir a combatir.
Aquiles decidió partir conduciendo una flota de 50 naos y acompañado Fênix, su tutor, y de su amigo Pátroclo.
A la hora del embarque, Tétis, su madre, previno el héroe de sus dos destinos: se fuese Troya, tendría una vida corta y gloriosa, se permaneciese en su reino, su vida sería larga pero inglória.
Aquiles eligió el primero sin pestañear.
Resignada, la madre le dio una armadura divina, regalo de boda de Hefestos la Peleu, y los caballos que Poseidon había ofertado en la misma ocasión.
Por nueve años, los griegos lucharon delante de Troya, sin ninguna victoria decisiva, hasta que Aquiles se no entendió con Agamenón, gran jefe griego. Humillado, Aquiles invocó su madre, que lo aconsejó a abandonar la lucha hasta los troyanos lleguen a las naos griegas.
En vano los aqueos intentaron convencer Aquiles la volver a la lucha.
Este se mantenía irreductible.
Hasta que Pátroclo le pidió la armadura prestada para defender las naos griegas que ya estaban siendo atacadas.
Mientras los troyanos habían pensado tratarse de Aquiles, Pátroclo tuvo algún éxito.
Sin embargo, rápido luego, siendo descubierto, fue muerto por Heitor, el héroe de Troya.
Aquiles fue tomado por el dolor y desesperación, y sus gritos habían sido oídos hasta en el Olimpo. La madre prontamente socorrió-el, le prometiendo una armadura nueva.
El héroe entró en campo sin armas, ahuyentó los troyanos a los berros y rescató el cuerpo del amigo.
Al día siguiente, hizo las paces con Agamenón y volvió a la lucha con mayor ferocidad.
Al final de ese día, él mató Heitor.
Aquiles murió en combate.
Algunos autores dicen haber sido Paris que lo flechó traiçoeiramente, sin embargo la única certidumbre es que fue Apolo quien dirigió la flecha para único punto vulnerable de Aquiles: suyo calcañar. Después de muerto, Aquiles se arrepintió de la elección en relación a su destino: 'No intentes consolarme a respeto de la muerte!
Yo prefería cultivar los campos a servicio de otro, de un hombre pobre y de pocos recurso, la dominar sobre todos los muertos'.

Origen de los otros signos