Origen de Aries

Aries MITO - LAS AMAZONAS Las Amazonas formaban varias tribus de mujeres, descendientes de Aires y de la ninfa Armonía.
Sus reinos se situaban al Norte, en la Tracia, en Cáucaso, en el margen izquierda de Danubio y en Lídia.
Eran independientes y gobernadas por una reina.
De acuerdo con su tradición, la boda, los hombres e hijos del sexo masculino no eran valorizados.
Los hombres eran excluidos de su reino o sólo tolerados para fines de procreación.
Mantenidos como esclavos, les eran atribuidas sólo tareas banales.
Cuánto a los niños, al nacer, tenían sus brazos y piernas atrofiados para que no pudiesen usar armas, y de tal manera quedar inofensivos y sumisos al femenino dominante, o, según algunas versiones, eran sumariamente asesinados. Las hijas tenían el seno derecho cauterizado justo después de nacimiento, para que pudiesen usar libremente el brazo correspondiente en el manejo del arco y lanzamiento de la lanza (sin embargo, sus representaciones iconográficas muestran-en las como mujeres fuertes y de senos intactos).
La pasión de las Amazonas era la guerra.
No sólo defendían su propio territorio, pero también invadían las tierras vecinas.
Así, fundaron diversas ciudades y santuarios en el Punto, en la Eólia y en la Jônia.
Eran tenidas como guerreras salvajes y temibles.
Combatían la pie o a caballo y sus armas eran la lanza, el arco de bronce, el hacha doble y uno escudo corto en forma de media-luna.
Se vestían con pieles de animales salvajes y usaban yelmos protegiendo la cabeza.
En tiempos de paz, se ocupaban con la creación de caballos, con la caza, y simulaban combates.
En esas ocasiones entrenaban su hijas para ejerzan esas mismas actividades cuando adultas.
Sus rituales eran sangrantes y sus celebraciones orgiásticas.
Representaban una inversión de los papeles sexuales predominantes en Grecia Clásica.
Las mujeres griegas viviam una especie de esclavitud, presas a los quehaceres domésticos y sin derecho a la educación formal.
Podían, inclusive, ser vendidas como esclavas por el padre o por el hermano, así como confiadas a la muerte.
Las Amazonas son la antítesis de ese papel femenino

Origen de los otros signos